15 jul. 2011

Capítulo 10


No eran todavía las seis cuando me sonó el móvil.
-¿Si?
-Soy Pablo.
-¿Ya estáis abajo?
-Si, llevas ropa cómoda ¿no?- Solté una carcajada.
-Si, tranquilo ahora bajo.- Colgué, cogí la mochila donde llevaba ropa para cambiarme y salí.
Entré en el coche y esta vez si que había espacio, Víctor conducía, Pablo de copiloto y Kike atrás.
Víctor nos llevó a una pista que estaba al aire libre.
-¿Cuándo dijeron los demás que vendrían?- Preguntó Víctor.
-A eso de las siete- contestó Pablo.
-¿Sólo vienen chicos?- Pregunté.
-Si, pero tranquila no todos son tan plastas como Pablo- dijo Kike poniendo su mano sobre mi hombro.
-¡Menos mal!- Dije sonriendo. ¡Iba a estar jugando al baloncesto con tíos del módulo! Me lo iba a pasar genial.
-Venga vamos a la pista- dijo Pablo- ¿no vienes muy ligera?
-¿Lo dices por los pantalones?- Llevaba unos pantalones de baloncesto, cortos- puedes estar tranquilo no me voy a poner mala- le sonreí- además voy cómoda.
-Eso es lo que importa- me devolvió la sonrisa.
Empezamos un partido, Kike y yo contra Pablo y Víctor. Les íbamos ganando. Todo iba bien hasta que a Pablo se le ocurrió hacerme una pantalla (se quedó parado en medio del campo) y me lo llevé por delante, me choqué, caí al suelo y reboté, no se como reboté. Me estaba levantando cuando los tres se acercaron.
-Estoy bien y a ti ya te vale- le dije a Pablo- te vas a enterar.
Seguimos jugando hasta que llegaron los demás: Alex, Tomás, Javier y Álvaro. Volvimos a hacer equipos Pablo, Víctor, Tomás y Álvaro en uno y los demás en el otro.
Iban ganando ellos pero remontamos, yo cubría a Pablo y siempre se la quitaba y estoy segura que la mayoría de las veces se dejaba. Pero cuando menos se lo esperaba le hice una pantalla y acabamos los dos en el suelo, yo debajo y él sobre mí.
-¿Me voy a enterar así?- Dijo sonriendo.
-Sólo he empezado, guapetón- le di unos golpecitos en la mejilla antes de que se levantara. Todos empezaron a decir cosas como: “¡oooh!” “ya era hora de que le bajaran lo humos”…
Seguimos con el partido y llegó un momento en que ya no le pasaban la pelota porque se la quitaba siempre. Luego él empezó a hacer faltas, aunque sin árbitro, a no ser que te tiren al suelo o algo parecido no pasaba nada. Y yo a eso también sabía jugar. Al final acabamos riéndonos todos y ganando nuestro equipo.
Cuando terminamos fuimos a los baños que hacían de vestuario, me duché, cambié y salí. Fui la primera en salir y fui a la máquina a coger un Kinder Bueno y unas patatas. Me senté a esperarlos mientras comía.
-¿Chocolate y patatas?- Preguntó Pablo.
-Soy rara- dije sonriendo y encogiéndome de hombros.
-No lo creo- se sentó a mi lado- ¿puedo?
-Si, coge.
Estuvimos un rato esperando en silencio.
-¿No van a salir?
-Se estarán poniendo guapos- sonrió.
-Soy una chica y ¿he tardado menos? Tienen un problema.
-Eres rara, lo has dicho antes- le di en el hombro- ¿qué?
-Sólo lo puedo decir yo.
-Si, si… por cierto nos vamos a casa de Javi ¿te vienes?- En ese momento salieron todos riéndose.
- Si a él no le importa si, no tengo otra cosa que hacer.
Llegamos a casa de Javier que resulta que vivía en el bloque de al lado del mío. Empezaron a sacar comida, bebida, pusieron música y llamaron a telepizza. Cuando las trajeron, las trajo Alberto y yo me escondí, pero me llamaron y me vio. Salí a saludar y volví a entrar.
Comimos, bebimos y nos pusimos a cantar al sing star. Kike llevaba un pedo tremendo, igual que Tomás su justificación era que estaba así porque le había dejado la novia. Yo iba feliz, no había tomado mucho.
Pablo y yo estábamos todo el rato cantando. La última que cantamos fue Somebody to love de Queen. Estuvimos un rato hablando hasta que decidí irme a casa.
-Te acompaño- se ofreció Pablo.
-No hace falta, vivo en el bloque de al lado.
-Vale, pero cuando llegues hazme una perdida, te he metido mi número en el móvil.
-Vaaaleee- me despedí de todos y me fui. El aire fresco me vino bien.

No hay comentarios: