21 jun. 2011

Capítulo 8


-Te paso luego a recoger- dijo Jake saliendo por la puerta.
-Vale…digo ¿por qué?- Salí corriendo tras él- ¡Jake!- Le alcancé en las escaleras- ¿cómo que me recoges? ¿Para qué? Dime que no hay entrenamiento por favor….
-No, no lo hay- dijo sonriendo- es una sorpresa- se dio media vuelta y se fue prácticamente corriendo.
-¡Jake, espera!- Volví a salir tras él, pero esta vez me choqué contra alguien.
-¡Au!- Se quejó- la próxima vez… ¡enana!- Dijo al darse cuenta de quien era.
-¡Kike! Lo siento en serio ¿qué haces tú por aquí?
-Teniendo en cuenta que es viernes y son las- se miró el reloj- dos y veinticinco ir a la puerta para ir a mi casa a comer.
-Cierto- dije sonriendo- el golpe a debido de afectarme.
-Ya lo creo- dijo riendo- hablando de golpes, ¿te ha servido de algo lo de defensa personal que te enseñé?- Pensé en cómo había “ganado” a Tyler y sonreí.
-Si, muchísimas gracias.
-Vamos tío, que te llevo- le dijo a Kike uno que parecía de su clase. Kike estaba haciendo un módulo de algo relacionado con la educación física, me había dicho unas mil veces el nombre pero yo sigo sin acordarme.
-¿Podría venir ella?- Preguntó Kike ¿ella? Ella ¿yo? ¿Yo con los del módulo en un mismo coche? Creo que eso iba a traerme unos problemillas con Lucía y con alguna más… ya tenía algunos por conocer a Kike y no presentárselo… si me ven en un coche con ello…. Puede ser peligroso con su correspondiente tercer grado… pero esta oportunidad no se tiene todos los días.
-Claro, pero vamos a ir un poco petados- dijo sonriendo- soy Víctor- se acercó y me dio dos besos.
-Eva, encantada y gracias.
-No hace falta darlas.
Fuimos hacia el coche los tres. Junto al coche había tres chicos y precisamente no eran tres chicos pequeños. Nos presentaron y decidimos la colocación en el coche ya que éramos seis y atrás cabían tres muuy apretados. Víctor conducía, Alex estaba en el asiento de la izquierda, Kike en medio y yo encima suyo, a la izquierda estaba Tomás y de copiloto Pablo. Por el camino iban hablando sobre que iban a hacer el fin de semana, yo les estaba medio escuchando, medio pensando que era real hasta que alguien me preguntó:
-¿Te vienes el sábado a jugar al baloncesto?
-Si, vale.
-Dame tu número y te llamo para decirte dónde y todo eso- dijo Pablo. Cuando se lo di ya me tenía que bajar, le di las gracias a Víctor y cuando me alejaba pitó y desde la ventanilla del copiloto pude ver a Pablo diciéndome que me llamaría.
Iba subiendo las escaleras para llegar al portal cuando alguien preguntó:
-¿Por qué llevas esa sonrisa de boba?
-¿A ti que te importa? ¿Qué haces aquí, Tyler?
-No se responde a una pregunta con otra.
-Yo si lo hago ¿qué haces aquí?
-Jake me dijo que me asegurara de que llegabas viva a casa- se encogió de hombros.
-Estoy aquí, entera, corre a decírselo a tu hermano- fingí una sonrisa y fui a abrir la puerta.
-No soy ningún mensajero- contestó.
-¿Todavía sigues aquí?
-¿Por qué te comportas así conmigo?- Preguntó mientras abría la puerta para dejarme pasar.
-Piensa un poco y quizá lo adivines- entré y llamé al ascensor.
-¿Tiene que ver algo con lo que pasó el año pasado?
-Puede ser.
-Lo siento, se que me porte fatal y que no tenía ningún derecho a hacerlo, pero es que….
-¿Pero es que qué?- Le interrumpí.
-Nada, por favor, perdóname, no volverá a pasar.
-Me lo pensaré- le dije antes de que se cerrara la puerta del ascensor.

No hay comentarios: