10 jun. 2011

Capítulo 7


-Venga pégame- decía Jake.
-No, pégame tú- le contesté, yo lo que sabía era defenderme- se supone que quien quiera que sea vendrá a pegarme, no seré yo quién vaya ¿no?
-Tienes razón- se abalanzó sobre mí tan deprisa que no me dio tiempo a reaccionar y caí hacia atrás y él sobre mí- factor sorpresa- dijo sonriendo mientras colocaba mis manos sobre mi cabeza y apoyaba las suyas encima- ¿qué harás para soltarte?
-Esto- dije sonriente, rodeé sus caderas con mis piernas y rodé quedando sobre él.
-Woow, interesante.- Nos quedamos un rato mirándonos hasta que se fue la luz, aunque pienso que estaba preparado. Me levanté y oí como Jake hacia lo mismo. Esperé un rato a que mis ojos se acostumbraran a la oscuridad, cuando lo hicieron comencé la búsqueda de Jake. Y extrañamente lo encontré parado. Salté sobre él y nos quedamos en la misma posición que cuando él saltó sobre mí, intentó usar lo mismo que yo pero en vez de pararnos seguimos rodando hasta que llegamos a la pared. Me levanté y cuando quise darme cuenta él también lo había hecho y me empujó contra la pared acercándose y apoyándose sobre mí. Intenté apartarlo pero no funcionó, me sujetó los brazos. Lo único que se me ocurría era pegarle una patada en la entrepierna.
-¿Tengo que hacer todo lo posible por soltarme?
-Claro.
-Pues perdóname por esto- y le di la patada, sólo oí un quejido y un golpe, fui corriendo a dar la luz. Cuando la encendí vi a Jake hecho un ovillo en el suelo, me acerqué corriendo- lo siento, lo siento- me senté a su lado- di algo.
-¡Joder! ¡Qué fuerza!- Se me escapó una risilla- no me hace gracia.
-Lo siento, en serio.
-No seas quejita hermanito.
-¿Qué haces aquí?- Pregunté.
-Esta también es mi casa ¿sabes?- Contestó sonriendo- se me olvidó mencionar que fue, digo que está yendo al gimnasio.
-Si, se te olvidó mencionarlo- dijo Jake levantándose.
-Tengo muchas cosas en la cabeza. Por lo que veo te ha dado una paliza. ¿Puedo?
-¿Por qué no?- Contesté. Le tenía unas ganas tremendas.
Se acercó tranquilamente a mí y con un rápido movimiento me sujetó los brazos a la espalda, forcejeé un rato y mientras le di un pisotón que me dejó tiempo para soltar un brazo y darle un codazo en el costado que no pareció hacerle ningún daño. Sin querer predije uno de sus movimientos en el cuál él acabó en el suelo, me subí sobre él, le di la vuelta (boca abajo) y le puse un brazo en la espalda (como hacen los polis).
-Mira a quién le han tumbado ¿en cuanto?- Dijo en tono de burla Jake acercándose a nosotros. Me aparté de Tyler y él se levantó.
-La he dejado.
-Ya claro- dijimos Jake y yo a la vez, nos miramos, sonreímos y chocamos los cinco.
Luego me tuvieron haciendo abdominales unos diez minutos y me dejaron libre.
-¿Mañana tengo que volver?- Pregunté.
-Me temo que si- contesto Tyler sonriendo.
-Guay, así podré darte otra paliza- sonreí y salí por la puerta dando un portazo. Era idiota ¿Qué pretendía? ¿Qué volvamos a ser amigos como si nada hubiera pasado?  No iba a ser tan fácil como se pensaba.
De camino a casa comencé a oír pasos detrás de mí, me giré y vi a un chico que llevaba la capucha de la sudadera puesta, mirando al suelo, parecía inofensivo, pero no quería tener problemas por lo que aceleré el paso dejando al chico atrás.
Subí a casa, cogí a Tor y volví a bajar. Estuvimos dando una vuelta por los alrededores de mi casa por donde me pareció ver de nuevo al chico de la sudadera, pero no estaba segura.

No hay comentarios: