6 abr. 2011

Capítulo 1


Mañana cumpliría los 18, y como soy la última del grupo en cumplirlos nos íbamos a ir el fin de semana y el puente a celebrar que todas éramos mayores de edad a la casa de los tíos de Lucía, que está en la sierra de Madrid.
-¿Preparada para el viaje?- Me preguntó Elea cuando íbamos de camino a nuestras casas después del instituto.
-Si, tengo muchísimas ganas- contesté sonriendo.- Al final, ¿cómo vamos a organizar lo de los coches?- Isa y Marina se habían sacado ya el carnet de conducir, por lo que nos iban a llevar.
-Pues la verdad no lo se, porque todavía no se quien va a venir- dijo riéndose.
-Supongo que lo averiguaremos luego ¿no?- Dije sonriendo, ella asintió.
Cuando llegué a casa comí y terminé de meter en la mochila que me iba a llevar, una cosa que guardé fue una sudadera de Denver que me llegó el año pasado por mi cumpleaños junto con una nota que ponía: “te queda sólo un año para los 18! Disfruta de tus 17, siento no poder estar contigo, Ty dice lo mismo (pero yo lo siento más =) ) Fdo.: J.S. y T.S.” Desde el día que Jake creyó ver a la tal Liz esa, se marcharon y no volví a verlos, de vez en cuando me llegaba un e-mail de Jake, pero nada más, yo le llamaba (sobre todo al principio) pero no me lo cogía, así que con el tiempo dejé de llamar. La verdad, los echo de menos, sobre todo las sonrisas de Tyler y ver a Jake en clase.
Ya era la hora. Cuando llegué a la casa de Lucía, donde habíamos quedado, estaba solo María. Entramos en la casa y estuvimos viendo la tele las tres hasta que llegaron las demás.
-¿Cómo vamos a ir?- Dijo Laura.
-En el coche ¿no lo ves?- Dije sonriendo.
-¡Qué graciosa! Pensaba que íbamos a ir volando ¿sabes?- Contestó sonriendo también- me refiero a los coches, quien va con quien.
-Somos siete: Isa, Laura, Lucía, María, Marina, Eva y yo- dijo Elea- podemos ir todas en un coche, un poco apretadas o en dos ¿qué decís?- La mayoría dijo que en uno, para ir todas juntas.
-Entonces cogemos mi coche que es un poco más grande- dijo Isa. Y tanto que si era grande: ella conducía, Lucía de copiloto, Laura, Marina y Elea detrás y detrás de ellas María y yo. Fuimos todo el camino cantando y hablando.
Ya estábamos llegando, era prácticamente de noche pero se podía distinguir la figura de la casa. En una de las ventanas me pareció ver que se apagó una luz.
-¿Hay alguien en la casa?- Le pregunté a Lucía.
-Gente no, hay un perro.
-¿Dejáis a un perro sólo?- Preguntó Laura- pobrecito.
-Esta ahora solo porque venimos nosotras, normalmente hay una pareja que nos cuida la casa- aclaró Lucía. Todas soltamos un Ah!... como tontas.
¿Un perro puede encender y apagar la luz? Puede ser, es difícil pero puede ser aunque seguramente no lo había visto bien.
Cuando Isa aparcó y todas cogimos las mochilas, apareció un perro completamente negro que tenía unas orejas que me recordaron a las de los lobos.
-¡Qué mono!- Dijo Laura mientras se acercaba a acariciarle- ¿Cómo se llama?
-No tengo ni idea- contestó Lucía. Empecé a reírme y me acerqué  al perro.
-¿Cómo le llamamos?- Pregunté. El perro comenzó a lamerme la cara y yo me reí a carcajada limpia.- Para, para- le dije mientras le apartaba aún riéndome.- Te podemos llamar…. ¿Black?
-Te has comido mucho la cabeza ¿eh?- Dijo Elea y yo asentí sonriendo- ¿qué tal si lo llamas Jacob Black? ¿No te gusta más ese nombre?
-Me gusta Black a secas, ¿y a que a ti también?- Le pregunté al perro que comenzó a lamerme otra vez, cuando conseguí apartarlo dije sonriendo- ves, le gusta.
-Vale, vale le llamaremos Black ¿podemos entrar ya? Por si no lo habéis notado hace frío.- Dijo María.
Cuando entramos, la casa me recordó mucho a la de Jake. Tenía un salón-comedor bastante grande con chimenea. Al lado estaba la cocina con dos frigoríficos de dos puertas llenos y una encimera en el centro con taburetes a los lados. En esa planta también había un baño. Subimos arriba y nos encontramos con siete habitaciones y dos baños. Cada una podía dormir en una habitación. En el último piso tenían montado una sala de cine, también había un sótano, pero Lucía no nos dejó verlo.
Decidimos dormir todas en la misma habitación, para estar todas juntas. Cogimos la habitación que era más grande, que tenía un baño que a su vez comunicaba con otra habitación Cogimos siete colchones y nórdicos y los pusimos todos juntos. No fue hasta el momento de elegir sitio cuando me di cuenta de que Black me seguía por todas partes. ¿Por qué hacía eso?

__________________________________________


¿Qué os ha parecido el comienzo de la segunda parte?

3 comentarios:

Miniyoigo dijo...

mola!!!!


uy uy uy, no será eñ hombre lobo jack? :p

aver si llega la transformaicon de hombre lobo a humano o a la onversa...accion, por favor!! :P

Miniyoigo dijo...

posdata, el coemntario anterior era mio, es decir, de mo :P

no s´ñe por que, pero me sale una cuenta diferente cada vez...

evajies dijo...

Hombre lobo Jack? Creo que ese personaje no sale..... no será Jake? xD