23 nov. 2010

Capítulo 65


Dejar de correr fue un grandísimo error. Alguien se acercó por mi espalda y me tapó la boca. Intenté gritar, pero no funcionó. Empezó a entrarme el pánico. ¿Quién era ese hombre? ¿Qué quería de mí?.....
Tenía que pensar alguna forma de librarme de ese hombre. Pero estaba demasiado asustada. Empezó a arrástrame hacia detrás. Hice lo que primero se me vino a la mente. Lo primero que necesitaba era librarme de la mano que me tapaba la boca. Abrí la boca, la mano entró porque estaba haciendo presión y se la mordí lo más fuerte que pude. Apartó la mano, me giré y le di lo más fuerte que pude entre las piernas, esto hizo que se agachase y le di un puñetazo en los riñones o creo que cerca de los riñones antes de salir corriendo. En las pelis de boxeadores siempre les daban ahí.
Cuando llegué al portal me costó muchísimo abrir la puerta porque estaba temblando. Una vez que conseguí entrar comencé a tranquilizarme un poco. Las puertas del ascensor se abrieron. Salí, todo estaba a oscuras, fui hacia la puerta cuando de nuevo alguien me volvió a tapar la boca. ¡Otra vez no por favor! Pensé. Una lágrima calló por mi cara de la angustia que estaba pasando, pero tenía que defenderme, no iba a dejar que me llevaran a algún sitio sin mi consentimiento. Le di una patada en la espinilla. Me soltó, y rápidamente me arrepentí de haber hecho eso, porque era Tyler a quien le había dado la patada.
-Lo siento, lo siento, lo siento- dije cuando me di cuenta.
-¡Joder! ¡Qué fuerza tienes!- Contestó- ¿Estas bien?- Negué con la cabeza- ahora me cuentas, entra en casa.
Entré y me fui derecha a mi habitación, a los 5 minutos, apareció Jake que se sentó en la cama y después Tyler que hizo lo mismo. Yo estaba en la cama, abrazando un peluche y llorando.
-¿Qué a pasado?- Preguntó Tyler. Cogí aire, intenté dejar de llorar y contesté como pude:
-Sa...salí corriendo, como me dijiste- miré a Jake, el asintió- y....y cuando pasé el callejón y ya estaba llegando a casa, alguien.......alguien me tapó la boca, como tu has hecho antes- miré a Tyler- y empezó a llevarme de nuevo hacia el callejón, no me soltaba- volví a llorando- no..... no se como me deshice de él y volví aquí- cogí un clínex y me sequé las lágrimas.
Estuvimos en silencio hasta que pregunté:
-¿Quiénes eran? ¿Qué querían de mi?- Tardaron en contestar, pero finalmente lo hicieron.
-Sabemos que eran vampiros, pero no sabemos que es lo que quieren de ti- dijo Tyler y añadió- creo que es hora de marcharnos.-
-¿Marcharos? ¿Con unos vampiros que me quieren para algo? No, no, no por favor, quedaros, no me quiero quedar sola. ¿Podéis quedaros aquí esta noche?
Los dos asintieron. Jake durmió conmigo en mi cama y Tyler se tuvo que quedar en el suelo. Me quedé dormida enseguida. Pero al rato me desperté.
-Jake- susurré- Jake ¿estas despierto?
-Si ¿qué pasa?- Contestó susurrando.
-¿Te importa si te abrazo?- De pronto se oyó una risa- ¿Qué pasa?
-¿Cómo que qué pasa? ¿De verdad tienes que preguntar si le importa que le abraces?- Susurró Tyler- por cierto, ¿por qué susurramos?
Tyler tenía razón, sabía perfectamente la respuesta de Jake, pero sentía la necesidad de hacerlo.
-No, no me importa, tranquila- contestó Jake- y susurramos porque pensábamos que estabas durmiendo.
Nadie dijo nada más, yo abracé a Jake cosa que hizo que me sintiera más segura. Antes de cerrar los ojos le dije a Jake:
-Gracias, de verdad- giró la cabeza, me miró y añadió:
-No hay por qué darlas- sonrió, me dio un beso en la frente y añadió- duérmete anda.- Cerré los ojos y me dormí.

No hay comentarios: