26 oct. 2010

Capítulo 64


Cuando entramos, el McDonalds estaba muy vacío para ser un viernes.
Tyler cumplió su palabra y me invitó a un helado, cuando nos sentamos comenzaron de nuevo a devorar las hamburguesas.
-Tenía entendido que los vampiros no necesitaban comida para sobrevivir....- solté mientras jugaba con el sirope del helado. Jake comenzó a reírse y dijo:
-Ooooh! Te han pillado!- Seguía riéndose cuando me miró y me guiñó un ojo- chica lista.
-Y así es, pero me apetecía comerme una hamburguesa- se defendió Tyler.
-Una pasa, pero ya te has comido dos- dije. Se encogió de hombros y sonrió.
-Quería pasar tiempo contigo- Jake le dio un puñetazo en el hombro queriendo que pareciese amistoso, pero a me no me lo pareció.
-No lo hagas- dije cuando vi que Tyler se la iba a devolver. Sonrió y miró a su hermano:
-Tienes suerte, te ha salvado ella.
Nos quedamos en silencio mientras ellos terminaban las hamburguesas y yo terminaba mi helado.
-Gracias por todo, pero creo que es hora de que me vaya yendo...- dije una vez me terminé el helado. Automáticamente los dos se levantaron y dijeron:
-Te acompaño- no puede evitar que una sonrisa apareciera en mis labios. Pero a ellos no les hizo gracia. Cuando me di cuenta de que Jake iba a decir algo, me adelanté. Ya habían tenido una pelea antes y no era plan de que la volvieran a tener.
-Conozco un atajo, venga vámonos.- Los dos me siguieron.
El atajo consistía en un callejón que estaba entre unos edificios de oficinas. Había muy poca luz. No me gustaba mucho ir por ahí pero no me apetecía dar un rodeo innecesario, además ¿qué me podía pasar? Iba con un hombre lobo y un vampiro.
Íbamos hablando cuando de repente, de la oscuridad salen dos figuras que se acercaban a nosotros, pensé que sería gente que estaba pasando por ahí. Pero venían demasiado directos hacia nosotros, y eso hizo que empezara a preocuparme. Supongo que Tyler y Jake lo sintieron también, porque Tyler pasó su brazo sobre mi cintura y Jake se acercó más a mí. Finalmente se confirmaron mis sospechas, cuando llegamos a la misma altura, los desconocidos se pararon enfrente de nosotros. Uno de ellos me señaló y dijo:
-Tienes que venir con nosotros.- ¿Qué tenía que ir con ellos? ¿Por qué? Si no los conocía de nada. Los dos hermanos se miraron entre ellos.
-Nosotros vamos con ella- dijo Jake. Los dos desconocidos se miraron y sonrieron.
-Lo sentimos, pero tiene que venir ella sola. No querréis haceros daño ¿verdad? Dijo con una sonrisa en la cara.
-Seguramente el daño os lo haréis vosotros- dijo Tyler mientras le daba un puñetazo en la cara al desconocido que acababa de hablar. A continuación Jake se tiró sobre el otro desconocido y comenzó a gritarme diciendo que corriera.
No me lo pensé ni dos veces, salí de allí lo más rápido que pude. Al principio no sabía no hacia donde ir, pero luego lo pensé un poco más y fui hacia mi casa. Una vez fuera del callejón y cuando quedaba poco para llegar a mi casa, deje de correr.

No hay comentarios: