10 sept. 2010

Capítulo 59


Me llevó a una tienda en Madrid en la que nunca había estado y no simplemente porque las cosas no eran precisamente baratas, si no porque estaba prácticamente escondida. Por fuera a parte de parecer pequeña, parecía una ferretería en vez de una tienda de ropa.
-¿Aquí compráis vosotros?- Le susurré nada mas entrar.
-¿Q.....qu.....qué?- Y comenzó a reírse.
-¡No te rías!- Le di en el hombro.
-¿Qué pregunta es esa?- Todavía se reía- es una tienda normal y corriente.- Miré una etiqueta.
-Si, claro normal y corriente donde una camiseta cuesta 70 euros. Muy normal.
-Anda, deja eso y sígueme.- Comenzó a coger cosas, me las dio- ve a probártelo, cuando lo hagas sal para que te vea.
-Vale pero ¿dónde está el probador?
-A si, está ahí.
El probador era enorme y tenía un sillón en frente, supongo que para que el que no se prueba nada espere al otro.
Cuando empecé a ver lo que había cogido me llevé una sorpresa, porque pensé que cogería cosas pijas. Empecé con unos vaqueros anchos con una camiseta azul de tirantes, salí y me dijo queme quedaba muy bien. Todo lo que cogió iba en conjunto. Según me lo iba probando y salía decía que todo me quedaba muy bien. Ahora le tocaba el turno a un vestido rojo, largo, de seda que iba sujeto al cuello. Cuando salí se quedó con la boca abierta.
-Estas.......estas......esto.....no tengo palabras- tenía una sonrisa de oreja a oreja.
-No es para tanto- sonreí- pero gracias, supongo.- Entré en el probador, ya me había probado todo lo que me había dado. Fui a salir con todo cuando me dijo:
-Dame eso y pruébate esto- dijo mientras me daba una chupa de cuero negro, cuero de verdad, no de esas imitaciones....era de motero, bueno de motera, que era de chica. Cuando vi que me la daba empecé a dar saltitos y le tiré toda la ropa a Tyler encima para poder ir a probármela. Me sentaba genial y además me encantaba. Salí a que Tyler me viera y esta vez si que dijo algo.- Wooaahh! Te queda genial aunque le falta una cosa- me empujó hacia el espejo y me quitó la coleta- removió el pelo- ahora estas perfecta.
-Muchííííííííííííísimas gracias Ty de verdad- dije mientras le abrazaba.
-No hace falta que las des.- Me quité la chupa y se la di para que fuera a pagar. ¡Compró todo lo que me había probado! Y la verdad, se gastó un pastón.
Montamos en el coche, miro la hora y dijo:
-Toca entrenamiento, llamaré a Jake para decirle que te llevo yo.- ¡El entrenamiento! Se me había olvidado y sinceramente no me apetecía mucho.

No hay comentarios: