8 sept. 2010

Capítulo 58


Tor estaba bien, el que no estaba tan bien era el chico que estaba en el suelo y al que identifiqué como Tyler. Me acerqué a él.
-¿Estas bien?- Se levantó rápidamente y contestó
-Si ¿por qué no iba a estarlo?
-¿Por qué hasta hace un momento estabas tirado en el suelo?
-Pero eso ha sido porque alguien tiene la mesa llena de cosas.
-¿Me estas diciendo que ha sido culpa mía?
-Eso es lo que acabo de decir.
-¡Ya te vale! Ha sido tu culpa por entrar por la ventana ¿a quien se le ocurre entrar por la ventana? ¿No sabes que existen las puertas?
-Si se que existen las puertas, pero es más divertido entrar por las ventanas, tendrías que probarlo.
-¿Probarlo? Definitivamente te has dado un buen golpe en la cabeza, que si no hubieras entrado por la ventana no te habrías dado. Y por cierto ¿a qué viene esta visita inesperada?
-Me aburría y decidí visitarte- hizo una pausa, pero como vio que yo iba a decir algo añadió- por sorpresa, una cosa tu ventana no cierra.
-Lo de la ventana ya lo sabía, pero igualmente gracias. A si que, te aburres y decides entrar por mí ventana para hacerme una visita..... y una vez dentro ¿qué pensabas hacer?
-Cualquier cosa, es que mi hermano es un soso aburrido ¿tu no lo serás verdad?
-Pues..... pues si, lo siento pero tengo que estudiar.
-Venga, Eva haz una excepción no todos los días se cuela en tu casa por la ventana un apuesto vampiro.
-Te lo tienes muuy creído ¿sabes?- Sonreí.
-¿Eso es un sí?- Negué con la cabeza- ¿segura?- Asentí.- Pues entonces tendré que hacer uso de mis encantos- sonrió divertido.
-Definitivamente te lo tienes demasiado creído.
Estábamos de pie en mi habitación, estábamos uno frente al otro con una distancia aproximada de unos dos metros. Comenzó a acercarse lentamente, hasta que quedaba muy poco espacio entre nuestras narices. Le miré a los ojos, eran verdes como los de Jake, pero era un verde más oscuro. Me apartó un mechón de pelo de la cara. Sonrió. Fui a decir que qué era lo que pretendía hacer pero puso un dedo en mis labios para evitar que dijera algo. A continuación empezó a ladear su cabeza “me va a besar” pensé pero me equivoque, bueno, no del todo, porque empezó a besarme el cuello. Me hacía cosquillas, intenté apartarlo pero me sujetó los brazos. En ese momento empecé a tener un poco de miedo la verdad, para qué engañarme.
-¿T..t....Ty qu......que haces?- Pregunté algo nerviosa.
-Convencerte- se apartó y me miró.- Tranquila, no te voy a comer, ya lo he hecho antes, no tengo hambre.- Sonrió, en esa sonrisa pude ver sus largos y afilados colmillos. No se porque pero eso no me tranquilizó.-Venga, ahora en serio, puedes estudiar otro día.- Puso una cara de no haber roto ni un solo plato en su vida. No se si fue por lo mono que estaba con esa cara o porque no quería seguir tan cerca suyo, pero le dije que vale.-¿Te apetece ir de compras?- Preguntó.
-¿Lo dices en serio?- ¿Un chico queriendo ir de compras? No digo que no vayan nunca, pero me pareció raro que me lo preguntara.
-Si, totalmente en serio- empecé a reírme, no lo pude evitar.- No soy gay ¿eh? Solo quiero comprarte algo.
-Yo no he dicho eso en ningún momento. ¿A dónde iríamos de compras?
-Pero seguramente lo habrás pensado.- Negué con la cabeza, pero la verdad es que si que se me pasó esa idea por la mente.- Eso es sorpresa- y apareció su sonrisa.

No hay comentarios: