6 may. 2010

Capítulo 40


Me desperté por culpa del teléfono. Cuando fui a cogerlo ya habían colgado. Miré y ví quien era: Lucía, seguro que ha llamado para cotillear y si ese no es el caso, volverá a llamar. Cogí el reloj y vi que eran las 2:30 una buena hora para comer. Como no me apetecía prepararme nada, me fui al Burger, después iría a por Tor.
Ya estaba comiendo cuando alguien se sentó frente a mí y empezó a comerse mis patatas. Levante la vista y ¿quién era? Jake que para variar se estaba comiendo algo que yo había pagado.
-Que, ¿están ricas?- Dije en tono irónico.
-Si, mucho- dijo con la boca llena, cuando la vació sonrió.
-Pues son mías- dije seria.- Por cierto, ¿me estas siguiendo?- Siguió sonriendo.
-Pero es que tengo hambre, ¿hay algún problema si lo hago?- Ahora su sonrisa era divertida y se parecía mucho a la de Tyler.
-Si tienes hambre, ¿por qué no pruebas a comprártelas tú?- Dije mientras le daba un golpe en la mano para impedirle que cogiera más- y si que hay un problema, no quiero que sigas haciéndolo.
-No tengo dinero...- me miró poniendo cara de pena, pero la cambió enseguida por una que no supe identificar- una cosa es la que tú quieras y otra muy distinta la que quiera yo.
¡¿Se ha vuelto loco?! Si, debe de ser eso, porque sinceramente no se a que ha venido ese comentario. Menos mal que me sonó el móvil, Lucía. Me levanté y me fui lejos de Jake.
-Eva me tienes que contar todo lo que pasó con el chico del coche ¿eh?- Siguió hablando pero no la escuchaba, porque estaba más atenta en Jake que me estaba persiguiendo.- Venga, cuéntamelo todo.
-¿Sabes qué? Que te vas a quedar con la intriga, si no os hubierais ido sabrías todo lo que me has preguntado- y que solo me he enterado de dos cosas, colgué. Me pareció demasiado borde, pero era verdad.
Ahora le tocaba a Jake.

No hay comentarios: