28 abr. 2010

Capítulo 37


Había tres personas en la cocina. Una que parecía ser Jake estaba entre los otros dos, uno de ellos parecía Alberto por lo tanto, el otro sería Tyler. Jake estaba separando a los otros dos, parecía distinto, estaba como tenso. Sin embargo los otros dos no. Alberto estaba medio sonriendo, una sonrisa que nunca antes le había  visto en la cual, los colmillos estaban más alargados de lo normal. No podía ser. Me froté los ojos pensando que me lo estaba imaginando, pero no me lo imaginaba, era real. Solté un grito y de pronto seis ojos estaban mirándome. ¡Tyler también tenía los colmillos alargados! Los ojos de Jake ya no eran verdes, eran de de un marrón dorado que había visto antes pero no recordaba cuando. Me empecé a poner un poco nerviosa, estaban los tres, mirándome y quietos. Miré a los tres, deteniéndome unos segundos en cada uno, seguían igual y supuse que seguirían igual a si que, subí corriendo  a la habitación de Tyler. Mientras subía oí a los tres llamándome pero no hice caso. Cuando llegué cerré la puerta con pestillo y me tiré sobre la cama.
“No puede ser, no puede ser, los vampiros no existen” me repetía una y otra vez. Pero no me lo creía, lo había visto, los colmillos alargados solo podía significar una cosa: vampiro. Entonces recordé dónde había visto los ojos de color marrón dorado, eran los del lobo de mi sueño, ¿Jake era un hombre lobo? “Lo que me faltaba” pensé.
Llamaron a la puerta.

2 comentarios:

Mo dijo...

aaaaaaaaaaah, y yo que creia que taylor y su jake eran los vampiros mientras que alberto era elhombre lobo.... que fuerte!!!

evajies dijo...

jajajajaja nunca se sabe lo k puede pasar.....