22 abr. 2010

Capítulo 36


Me desperté, todavía no había salido el sol y decidí ir a ver si tenía suerte con Jake. Subí las escaleras en silencio y entré en su habitación. Cogí aire y fui hacia delante para ver si encontraba la cama. Y dio resultado, llegué hasta la cama. Empecé a palpar y noté unas piernas. Estaba en la cama, sonreí. Esta vez iba a funcionar. Me metí en la cama a su lado.
Tardó un rato en hablar, pero lo hizo.
-¿Qué haces aquí?- Su voz sonaba como si se estuviese disculpando. No contesté. Volvió a preguntar- ¿qué haces aquí?
No contesté por lo que volvió a haber silencio en la habitación hasta que se movió y dijo:
-Esto lo estas haciendo porque yo antes he hecho lo mismo ¿no?- No dije nada, suspiró y añadió- lo siento.
-¿Por qué te disculpas? Es que no lo entiendo de verdad.
-Yo tampoco lo sé. Simplemente siento que tengo que disculparme.
-Pero no has hecho nada. Deja ya de pedir disculpas.
-Lo intentaré.- Se sentó en la cama- ¿te duele el pie?
-¿El pie? ¿Por qué tendría que dolerme?
-Por el golpe que te diste
-Aaaah no, se me pasó enseguida.
-No me has contestado a la pregunta del principio- ahora la voz sonaba seria.
-Estoy aquí porque tu hermano me pidió que viniera para ayudarte- soltó una carcajada.
-¿Qué mi hermano que?- Volvió a reírse. Era una risa con un toque irónico.- No sé que querrá.
-Y yo que pensaba que os llevabais bien.
-Nos llevamos que ya es algo. ¿Y qué es lo que te ha dicho que me pasaba para que vinieras a ayudarme?
-Que te habías encerrado aquí y que no salías ni para comer. ¿Es verdad?
-Si, me sorprende que por una vez no mienta.- Me acerqué a él.
-¿Y por qué haces eso?- Giró la cara, supongo que para mirarme, pero no se veía nada.
-Cosas mías.
-¿Cosas tu...? ¿Has oído eso?- Alguien se había dado un golpe.
-Si, venía de abajo. Voy a ver, quédate aquí- dijo.
-Vale, ten cuidado.
Fue hacia la puerta y desapareció en la oscuridad.
Volví a oír más golpes, pero esta vez llegaban hasta mi, trozos de una conversación.
-¿Dónde está?- Gritaba alguien.
-No, ya he mirado está vacía- decía la misma voz.
Y más golpes. ¿Qué pasará?
-¡Dejadlo ya!- Esa parecía la voz de Jake.
¡Pero qué estaba pasando! Tenía que averiguarlo, por lo que bajé abajo.
Estaba oscuro, pero había una luz que venía de la cocina. Decidí ir a mirar. Me quedé de piedra con lo que vi.

2 comentarios:

Mo dijo...

aaaaaaaaaaaaah no nos dejes con la intriga!!!! se estaban pegando?? o alguien está desangrado? sube los suiguientes capitulos ya!! que intriga!!

evajies dijo...

pegando? desangrando?
yo pienso k puede k alguien se estuviese muriendo xk una orda de vampiranas le estaban atacando.... pero esta bien eso de la intriga no? jajajajaja