22 abr. 2010

Capítulo 35


Llegamos, nos bajamos y entramos. La casa estaba como la recordaba. Tor se fue a jugar con Leo y nos quedamos los tres, solos y en silencio.
-Voy a ver si puedo hablar con él- dije, aunque enseguida me arrepentí de dejarlos a los dos solos.
-Ya sabes donde es.- Dijo Tyler.
Subí las escaleras y me encontré frente a una puerta de madera oscura en la que había un cartel donde ponía “Danger zone”. Sonreí, me recordó a cuando era pequeña y hacía ese tipo de carteles para que mis padres no entraran.
Llamé y no contestó nadie por lo que procedí a entrar ya que la puerta estaba abierta. Entré y cerré la puerta. Todo estaba a oscuras.
-Jake ¿dónde esta la luz?- No contestó y me puse a buscarla. Iba tocando la pared para encontrar el interruptor pero no lo conseguía.- Jake, soy yo Eva ¿puedes encender la luz? No veo nada- todo seguía en silencio.- Te lo estoy diciendo en serio. Se que estas aquí y si tu no me ayudas, encontraré yo la luz y ¡ah!- Me había dado con algo en el pie- ¿¡Podrías no dejar las cosas tiradas por ahí!? ¡Y contesta de una vez!
Como no daba señales de vida, se me ocurrió una cosa: si decía que me marchaba, a lo mejor me decía que no lo hiciese.... y si no me decía nada me marcharía como había venido y podría intentarlo más tarde con la cena o con el desayuno ya que mis padres se habían ido a-no-se-donde y podía dormir fuera. Empecé con el “plan”.
-Como no das señales de vida me voy- empecé a buscar la puerta y a la vez esperando a que contestase, pero no lo hacía- ¿dónde esta la puerta?- ¡Genial! Me había perdido en una habitación.... Como seguía sin decir o hacer nada, cuando encontré la puerta me marché.
Cuando llegué abajo Tyler me preguntó:
-¿Has conseguido algo?
-He conseguido entrar en la habitación- perderme en ella- pero nada más.
-Has conseguido más que yo- sonrió- ¿tienes hambre?- Asentí- ¿una pizza?
-Vale- Tyler se fue a la cocina a llamar y yo me acerqué a Alberto.- ¿Te vas a quedar a dormir?
-Si, no te voy a dejar aquí sola- contestó muy serio.
-Nadie me va a hacer daño.
-Eso es lo que tú piensas.- Apareció Tyler y dijo:
-10 minutos y las pizzas estarán aquí.
Cuando llegaron las pizzas, comimos en silencio.
-Voy a llevarle un trozo- dije mientras miraba hacia arriba. Nadie dijo nada.
Subí las escaleras y entré, cerré la puerta y dije:
-Solo vengo a dejarte la cena, me gustaría que me hablases pero como veo que no lo vas a hacer te dejo la cena aquí- puse el plato en el suelo- me voy, adiós.- Cerré la puerta y volví a bajar.
-Tu hermano es un cabezota, no se por que no me habla, no le voy a morder ni nada- le dije a Tyler.
-Es idiota, si una chica viniera a verme yo estaría hablando con ella todo el rato- contestó, Alberto estaba muy tenso por lo que decidí no contestar.
-¿Dónde voy a dormir?- Pregunté, estaba cansada.
-Pues si quieres, tu puedes dormir en mi habitación y nosotros en las de invitados, ¿ok?
-Vale- dije, y Alberto asintió.
-¿Tienes sueño?- Me preguntó Tyler.
-Si, ha sido un día muy largo. ¿Cuál es tu habitación?
-La que esta al final del pasillo.
-Gracias.
Cogí mi mochila y fui a la habitación de Tyler. No me esperaba que su habitación fuera así: la cama estaba en el centro pegada a la pared, al otro lado de la cama había una mesa con una lámpara y un portátil y junto a ésta una estantería. No había nada más. Me cambié y me metí en la cama. Me dormí enseguida.

No hay comentarios: