8 abr. 2010

Capítulo 30


Era viernes de nuevo. Viernes por la tarde y ya no tenía que llevar las molestas muletas. Jake no había aparecido en toda la semana ni había contestado a mis mensajes y Alberto pasaba de mí. No entendía por qué uno me pide disculpas y me ignora ni tampoco por qué el otro pasaba de mí olímpicamente. Este último estaría molesto por no haberle dicho nada sobre el beso.
Otra vez estaba esperando a que llegasen las demás, con suerte vendría Alberto y podría hablar con él. Y justo en aquel momento apareció.
-Hola- dijimos los dos a la vez, a continuación los dos sonreímos.
-¿Qué tal?- Me preguntó.
-Bien, esperando como siempre- sonreí- ¿ahora me hablas?- Creo que sonó demasiado borde, pero quería saber el motivo por el que no me había hablando en toda la semana.
-Yo siempre te hablo- le miré mal y esto hizo que sonriera- bueno, vale, esta última semana no lo he hecho pero lo que ocurre es que no me esperaba que tu reacción fuera esa.
-¡Hola chicos!- Era Elea y detrás suyo venían María y Lucía. Llegando siempre tarde y tienen que llegar justo en ese momento.
-Hola- contesté, Alberto no dijo nada.
Estuvimos un rato esperando hasta que llegaron Laura y Marina. Ésta última ni me miró ni miró a Alberto.
Estábamos dando un paseo, haciendo el tonto y haciendo fotos cuando vimos el coche. Marina dijo:
-Se parece al de Sobrenatural.
-Yo creo que es el mismo modelo- dije. Era negro, alargado, parecía el típico coche que sale en las películas americanas.
-Creo que es un Chevrolet Impala del 67- dijo Alberto.- Estos coches no se ven todos los días. ¿Nos hacemos alguna foto?- Dijo mientras me miraba y sonreía. Asentí y se oyeron vales y claros.

No hay comentarios: