7 abr. 2010

Capítulo 29


Salí del coche estaba esperando a que Jake me diera las muletas cuando Alberto se puso frente a mí cortándome el paso. Parecía que Jake se había quedado parado y que no me iba a dar las muletas por lo que fui yo a por ellas. Alberto me agarró la cara y me besó. Intenté detenerlo, pero él me sujetó los brazos. Oí que Jake se movía. Intenté girarme, pero no pude. El beso fue dulce y apasionado. Cuando terminó me quedé mirando a Alberto que tenía una amplia sonrisa, el rostro iluminado y los ojos azules brillando; miré a Jake que estaba mirando al suelo con las manos recogidas en puños y con un rostro que reflejaba sufrimiento, viendo todo esto me marché cojeando al instituto.
Las clases que quedaban pasaron rápidas. Jake no había subido a clase, podría ser porque estuviera muy dolido por el beso de Alberto, pero esa no es razón para no ir a clase....
Cuando conseguí llegar a casa, en la puerta estaban mis muletas. Menos mal, no aguantaba más el dolor de apoyar el pie. Junto a una de las muletas había una nota en la que decía:
                                   “Lo siento”
                                               J.S.

No hay comentarios: