6 abr. 2010

Capítulo 27


-¡Eva!- ¡Mierda! Me había visto.... Me asomé por detrás de Jake.
-¿Si? ¿Que pasa? Estamos haciendo un trabajo de filosofía.
-¿Seguro? Si estáis juntos dímelo, no me molesta. Solo quiero saber la verdad.
-De verdad Alberto, tranquilo solo estamos haciendo un trabajo y no estamos juntos. Mañana te veo- dije sonriéndole.
-Vale, te creo. Adiós.
Jake cerró la puerta y esperó hasta que me senté para hacer él lo mismo. Cenamos en silencio. Me comí yo casi toda la pizza, él no comió prácticamente nada.
-¡Qué rica! ¿Seguimos con el trabajo?
-Ok! ¡Salta a mis brazos doncella!
-¡Ya voy amado príncipe!- Me cogió y empezó a reírse.
-¿Amado príncipe?- Iba riéndose mientras subía las escaleras.
-Si, son los príncipes lo que siempre rescatan a las doncellas- dije sonriendo divertida.
-Tienes razón- dijo también con una sonrisa divertida.
Seguimos con el trabajo hasta las 12.
-¡Bien ya tenemos la mitad del trabajo!
-¡Genial!- contestó él.
-Me voy al baño a ponerme el pijama ¿vale?
-¡Vale! También puedes cambiarte aquí, no miraré- dijo sonriendo.
-Por si acaso, voy al baño.
Cuando entré en el baño me vino una ráfaga de aire frío y vi que la ventana estaba abierta. La cerré y me puse mi pijama de pantalón pirata y manga corta, al salir, a Jake se le iluminó la cara.
-¡Qué guapa! Te sienta muy bien el pijama.
-Gracias y......tu...... ¿vas a dormir así?- ¡Sin camiseta! ¡Qué cuerpazo tenía! Acerté con los abdominales.
-Si, ¿tienes algún problema?- Dijo divertido.
-No, esta bien- contesté también divertida.- ¿Cómo vamos a hacer lo de dormir?- Añadí.
-Creo que se hace cerrando los ojos- contestó riéndose.
-¡Qué gracioso! ¿Dormimos los dos en la cama?- No me desagradaba la idea, me parecía divertida.
-Si hay algún inconveniente.....- dijo mientras se acercaba a mí y me cogía- dormiré abajo.....pero preferiría estar aquí- me tiró a la cama junto con él. Empecé a reírme.
-¿Cuántas ganas tienes de quedarte aquí?- Pregunté sonriendo.
-Muchas, muchas- contestó.
-Demuéstramelo- seguía sonriendo. En ese momento se acercó a mí y me dio un pico. Me quedé un poco descolocada, pero me recompuse rápidamente- mmmmm....dejaré que te quedes, pero sólo porque tienes muchas, muchas ganas ¿eh?- Dije sonriendo.
-¿Qué lado prefieres?
-El derecho por ejemplo.
-Pues todo tuyo.
Nos metimos en la cama, cada uno a un lado pero yo tenía frío y él lo notó.
-¿tienes frío?- Asentí- ven aquí- dijo sonriendo.
Fui hacia él y me abrazó para que no tuviera frío. Estuvimos un rato hablando, hasta que nos quedamos dormidos.

No hay comentarios: