22 mar. 2010

Capítulo 10


Llegué pronto al instituto, nunca había llegado tan pronto. Estaba todo oscuro menos la poca luz que entraba por las ventanas. No me gustaba nada estar sola. Fui a la taquilla para recoger unos libros, pero había un problema, no veía los números ‘¡Qué bien! Yo intentando abrir la taquilla un lunes por la mañana, con las luces apagadas y todo en silencio lo único que falta es que aparezca un asesino psicópata y ya tenemos una peli de terror’ pensé.
Por fin conseguí abrir la taquilla, cuando estaba cogiendo los libros escuché unos pasos que se acercaban. Me entró el pánico. No sabía que hacer. Como el baño estaba cerca fui corriendo, me metí dentro y me senté sobre la taza para que no se me vieran los pies como en las películas. Los pasos se pararon, no sabía donde lo hicieron pero esperaba que no fuera cerca del baño. Me asomé para ver si podía salir cuando ví la figura de un chico/hombre que parecía estar buscando algo o mejor dicho a alguien, me metí de nuevo en el baño.
-¿Hay alguien ahí?- Dijo el chico/hombre. La voz me parecía familiar, pero no dije nada.
Como no obtuvo respuesta se fue. En ese momento salí del baño y me fui corriendo al patio a esperar a que viniera alguien conocido para subir con el o ella.
Estuve esperando un rato bastante largo hasta que apareció Alberto, el ex de Marina.
-Hola ¿qué tal el finde?- Le pregunté.
-¡Hola! Bien ¿y el tuyo?
-No me puedo quejar- y era verdad, aunque me lo pasé bien menos el domingo.
-Eso está bien. ¿Qué haces aquí sola? ¿Esperas a alguien?
Como no sabía que responder, le conté todo lo que había pasado.
-Ja, ja, ja, ja. ¿Me estas diciendo que hay un psicópata en el insti?
-No, sólo estoy diciendo que a mi me dio esa sensación. Y no te rías, que lo he pasado muy mal.
-Vale, vale no me río- me abrazó y dijo- seguro que ya se ha ido. Venga vamos a subir.
-Eso espero.
Cuando subimos, la luz de mi clase estaba apagada por lo que me despedí de Alberto y entré para dejar las cosas.

No hay comentarios: