12 ene. 2012

Capítulo 18

 Primero de todo, siento el pequeño retraso.... no pude subir ayer el capítulo ya que estaba liada con una cosilla que veréis pronto (espero) xD 
La otra cosilla es recordar que a la derecha del blog, debajo de los seguidores hay una encuesta y un ¿Widget? o como se diga en el que me podeís preguntar cualquier cosa (no suelo morder...)
Ya os dejo leer tranquilamente el capítulo!!! =P

 _______________________________________________________________


Íbamos de camino al local que habíamos alquilado para noche vieja, Laura no paraba de decir si después íbamos a desayunar churros a lo que todas la respondíamos que no lo sabíamos y que seguramente la churrería estaría llena porque todo el mundo hace lo mismo.
El local se llamaba 8 y medio y cuando entramos estaba lleno.
-Venga, vamos a por algo de beber- dijo Elea. Por el camino nos encontrábamos a algún compañero al que saludábamos, lo típico dos besos ¿qué tal? Y feliz año nuevo. Al final acabamos todas con un cubata menos Laura y Marina que acabaron con un mojito.
Nos lo estábamos pasando genial, bailando, cantando y haciendo fotos hasta que apareció Alberto.
-¡Qué guapas chicas!- Nos dio dos besos a cada una- tengo que hablar- señaló a todas con el dedo y se paró en mí- contigo.
Salimos a la calle. Había bastante gente, ya que el local estaba en una zona donde había más locales de fiesta.
-Vamos a dar una vuelta- dijo y comenzamos a nadar.
-¿Qué me querías decir?- Le pregunté mirándole a la cara, estaba preocupado.
-Lo soltaré de golpe- cogió aire, lo soltó- me voy, me voy de España.
-¡¿Qué?!
-Me voy a Italia, allí hay un grupo de personas que necesitan mi ayuda.
-¿Tu ayuda? ¿Para qué? No serán los vulturis ¿no?- dije sonriendo a lo que él reaccionó con una gran carcajada.
-No tienes remedio. No, no te lo puedo decir- sonrió- cuando termine volveré, no te vas a librar de mí tan fácilmente.
-No me podré librar de ti, siempre me traerás la pizza- dije riendo y abrazándole- llámame para saber algo de ti ¿vale?- Asintió y volvimos al local.
Cada uno se fue con sus amigos. Seguíamos bailando, cantando y haciéndonos fotos cuando de pronto apagaron las luces y la música. La gente empezó a gritar que pusieran música y de la misma forma en la que quitaron la música volvió, y lo hizo con “The final countdown” de Europe acompañada de luces. Alguien me agarró de la mano y me llevó hacia el centro de la pista.
-Estás muy guapa
-¿Qué haces aquí? Se supone que es privada…
-¿Privada?- Sonrió- a mí nadie me ha impedido entrar.
-Y si eso hubiera pasado, seguro que habrías hecho algo de cazador y solucionado ¿no?- Sonreí.
-¿Algo de cazador?- Preguntó divertido- habría entrado igualmente, solo que de otra forma- se encogió de hombros.
-¡Eva!- Dijo Will cuando me vio.- Toma- le dijo a su hermano dándole un vaso.
-¿Qué hacéis los dos aquí?- Pregunté.
-Espera, vamos fuera y hablamos- dijo Tom.
-Yo voy cuando termine esta canción- dijo su hermano sonriendo mientras cantaba.
-¿Y bien?- Le pregunté a Tom una vez fuera.
-Y bien ¿qué?
-¿Qué hacéis aquí?
-Celebrar noche vieja con una amiga- dijo sonriendo- ¿no podemos?
-No se que decirte, me parece muy raro que estés sólo para celebrar noche vieja conmigo. Es más ¿habéis venido sólo para pasar un día?
-No, nos vamos a quedar unas semanas.
-¿Cuántas?
-Unas cuantas- volvió a decir, sonriendo. Suspiré.
-¡Rápido, entrar que han puesto “Highway to Hell”!- Dijo Will que ni salió fuera, nos lo gritó desde la puerta y volvió a entrar.
-¿Entramos?- Le pregunté a Tom.
-Nos quedamos un rato aquí ¿no?
-Como quieras- le dije y me senté en un escalón, él se sentó a mi lado.
-¿Qué tal lo llevas?- Preguntó mirándome a los ojos.
-No se- me encogí de hombros- lo llevo, pero cada vez que me acuerdo de él se me hace un nudo en la garganta.- Me abrazó.
-Lo siento mucho, de verdad.
-¡Eva!- Ésa era Lucía, levanté la vista y vi a todas mis amigas sonriendo y alguna incluso me guiñó un ojo. Me separé de Tom y se acercaron a nosotros.
-¿No nos presentas?- Preguntó Marina. Hice las presentaciones correspondientes y nos quedamos en un incómodo silencio, que fue roto por Will, que se acercó corriendo.
-¡Me encanta este sitio!- Cuando se dio cuenta de que mis amigas le estaban mirando, añadió- ¡hola! Soy Will.
Más presentaciones, otro silencio incómodo hasta que lo volvió a interrumpir Will.
-Vuelvo dentro no vaya a ser que pongan más canciones buenas. Encantado de conoceros.
-Yo también entro, que me estoy quedando fría- y fui tras él.
-No, no tu te quedas con nosotras que tenemos que hablar- dijo Lucía señalando a Tom con la cabeza.
-Vaaale- me giré para hablar con Tom- entra, ahora voy.
-Toma mi chaqueta si tienes frío- me ofreció quitándose la chaqueta.
 -No, se me pasa si ando un rato.
-Insisto.
-Yo también- se rió y entró.
-¿Por qué te estaba abrazando?- Empezó a preguntarme Lucía.
-A ti no te importa, es asunto mío.
-Vale, no hace falta que seas tan borde.
-Es que es verdad, es asunto mío. Voy a entrar que tengo frío.
Entré en el local y me siguieron María, Elea y Laura.
Fuimos de las últimas en marcharnos del local, pero sin embargo fuimos unas de las pocas personas afortunadas de coger sitio en la churrería. Nos comimos un chocolate con churros cada una y luego nos fuimos a casa a dormir.

2 comentarios:

Mo dijo...

mola!!!! poco a poco!!! pobre alberto... miñi miñi.... queremos que tengan novio!!! :P

si rechaza a alguno, encasquétaselo a las amigas :P

evajies dijo...

Jajajaja tomo nota xD