2 ene. 2012

Capítulo 17 ( III )


-Ya claro.- Me senté en la litera de abajo- ya tienes lo que querías, no me puedo ir.
Tom se subió a la litera de arriba.
-Buenas noches- fue lo único que dijo antes de apagar la luz.
Le mandé un sms a Jake “estamos encerrados sacanos xfa” a lo que me respondió “lo se, no puedo, tom no me deja”
-Con que tú no la has cerrado ¿eh?- Le dije un poco irritada.
-No he sido yo.
-Pero ha sido idea tuya ¿por qué?
-Porque pensaba arreglar las cosas entre nosotros, pero creo que va a ser difícil o imposible.
-Y será culpa mía ¿verdad?
-Si.
-Vale- me levanté y fui hacia la mochila para coger el ipod.
-¿A dónde vas?
-No es asunto tuyo- dije en tono borde.
-Lo que tú digas.
Una vez con el ipod, me tumbé en la cama y me puse a escuchar música. Después de un rato, Tom se asomó desde arriba.
-¿Qué quieres?
-Quería ver si estabas despierta.
-Pues ya lo has visto ¿contento?
-¿Sabes? Comportándote así me demuestras que yo tenía razón.
-¿Sabes?- Dije imitándole- creo que no tienes razón ¿por qué razón no se van a arreglar las cosas sólo por mi culpa? No lo veo normal, me has acusado sin pruebas.
-¿Te parecen pocas estas pruebas? Mira tu comportamiento, ¿cuántos años tienes?
-Habló el maduro.
-No estamos hablando de mí, estamos hablando de ti.
-¿De mí? No, perdona, estamos hablando de por qué narices me has acusado sin pruebas.
-Déjalo- y volvió a tumbarse.
-Si, será lo mejor- me levanté y me puse a dar vueltas por la habitación.
-¿Puedes estarte quieta?
-No, ¿y sabes por qué? Porque no quiero estar aquí contigo. Abre la puerta.
-No lo voy a hacer, duérmete.
-Tú no me das órdenes ¿vale?- Me tumbé en el suelo e intenté dormir.
-Lo siento- dijo Tom tras un largo silencio y que noté que se estaba tumbado a mi lado. Abrí los ojos.
-Vale, por si no lo has notado me estaba quedando dormida….
-Por si no lo has notado me estaba disculpando- dijo imitándome.
-Si que lo he notado, de ahí el vale.- Me estaba comportando fatal, pero que no me hubiera encerrado ni acusado.
-¿Por qué estas así conmigo?
-¿Quizá pueda ser porque me has llamado hija de puta, encerrado en una habitación y acusado sin pruebas?- Dije en tono irónico.
-Ya te he dicho que lo siento.
-Es que a veces “lo siento” no sirve ¿sabes?
-¿Qué quieres que haga?
-Nada, no quiero que hagas nada.- Me giré para darle la espalda.
-Eva, no te enfades- me puso una mano en el hombro, yo se la aparté pero la volvió a poner.- Siento haberte llamado hija de puta y también lo que dije en la enfermería, pero creo que con el rodillazo que me diste te desahogaste bastante ¿no?
-Si te digo la verdad, me podría desahogar más. Respecto a lo de la enfermería, no me desmayé por desmayarme, me caí porque alguien me empujó y caí rodando por las escaleras- nos quedamos en silencio.
-Si te sirve de algo, si creo que seas la cazadora.
-¿Gracias?- Rió.
-De nada, ¿amigos?- Me giré y quedamos cara a cara.
-Amigos.

3 comentarios:

Mo dijo...

joooooooooooo es super triste.... sniff sniff sniff, epro ya sabemos lo que ocurre con las historias tristes, que tienen un final feliz, ais que ya vas diciendo la parte bonita y romamtica de la historia, por ejemplo... un tio buenorro futuro amor de eva... :p

evajies dijo...

Otro tio buenorro?? cuántos quieres? xD

Mo dijo...

puffff, no me siento satisfecha todavia :p uno mas y ya me siento satisfecha :p pero que ese sea en plan retendiente a lo bestia y descubra eva su amor verdadero, que no sera el, of course :p