21 sept. 2011

Capítulo 15 ( I )


Tras hacer un hueco en la estantería-armario de Will y guardar mi ropa, me subí a la litera de arriba, ya que parecía que la de abajo la ocupaba Will. Estuvimos un rato más escuchando música hasta que Will decidió que era hora de dormir. Cuando me estaba quedando dormida, comenzó a hablar.
-¿Eva? ¿Estas despierta?
-Si ¿qué quieres?
-Solo decirte que mañana habrá entrenamiento.- Me incorporé y asomé mi cabeza hacia abajo.
-¿Qué? ¿Por qué? ¿Con quién?
-¿Tienes complejo de periodista? No hace falta que me acribilles a preguntas. No se- dijo en tono irónico- puede que entrenes porque eres una cazadora, ¿con quién crees que vas a entrenar? Conmigo.
-Ja, ja que gracioso. ¿Contigo? Si antes te he ganado.
-No cantes victoria con tanta rapidez. Duérmete, mañana vas a necesitar estar descansada.

Notaba una presencia delante de mí, que me observaba. Abrí lentamente los ojos y descubrí que la presencia era Will.
-¿Sabes que mirar a la gente mientras duerme es un poco siniestro?- Esta es una de mis frases para cuando me despierto y me están mirando… cosa que últimamente me había pasado ya dos veces…
-Eso lo dicen las mujeres cuando el que les mira es ¿cómo decirlo? Feo y este no es el caso, ya que ambos sabemos que soy irresistible- ¡y tanto que era irresistible!, Puse los ojos en blanco y me dispuse a levantarme.
Una vez desayunados, Will me llevó fuera y me mandó dar diez vueltas por un circuito de entrenamiento en el que tenía que arrastrarme, trepar, saltar… de todo. A la quinta vuelta se unió a mí. Después me enseñó alguna técnica de lucha y alguna llave. Ya me estaba muriendo del cansancio, mañana tendría unas grandes agujetas.
-No puedo más- dije desplomándome sobre el suelo.
-¡Ya era hora!- Dijo Will haciendo lo mismo que yo.
-¿Qué quieres decir con eso?- Le miré extrañada.
-A que yo tampoco puedo más, tienes mucho aguante.
-¿Descansando un ratillo, chicos?- Preguntó Tyler. Will se levantó muy rápido y se puso en guardia.
-¿Qué quieres vampiro?
-Will, tranquilo, le conozco, es Tyler- Will me miró con cara de ¿eres amiga de un vampiro? Me levanté y fui hacia él.- ¿Por qué ayer desaparecisteis? ¿Por qué me habéis traído aquí?- Pude ver cómo Will sonreía y negaba con la cabeza.
-Sólo te diré que no siempre vamos a estar ahí y tendrás que apañártelas tu solita- y dicho esto, se fue.
Me quedé un rato pensando en lo que había dicho.
-No entiendo nada.

Pasó la semana, todos los días entrenaba con Will por la mañana y por la tarde.
El día de Nochebuena se dignó a aparecer Pablo que cenó con nosotros. El viernes, el día de Navidad me pasé prácticamente el día y la tarde en la biblioteca que había en el castillo. Estuve dando vueltas, viendo los libros y leyendo alguno. Cuando oscureció me fui a lo que era mi habitación, con la cama rota (nadie la había arreglado) y me subí a la terracita a ver las estrellas. Al rato apareció la cabeza de Will.
-¡Aquí estas!- Dijo sonriendo- te voy a llevar a un sitio. Venga, arréglate- le hice caso. Me puse una camiseta de tirante roja, unos pitillo negros y le quité a Will unas converse que ya no le valían y me puse una chaqueta vaquera negra.
-Yo me pondría esto- me advirtió Will que llevaba un abrigo en la mano. Lo cogí, me lo puse y salimos.
Fuera estaba el hummer que nos trajo del aeropuerto, pero delante de él había una Harley Davison negra.
-¿Es tuya?- Pregunté.
-Toda ella, venga sube.- Me subí y me agarré fuerte a él.
Tardamos bastante en llegar. Llegamos a un bar llamado Destiny el cual estaba en un barrio donde no te gustaría pasear sola de noche y creo que tampoco de día. Todas las casas de los alrededores estaban pintadas, algunas abandonadas con los cristales rotas y otras con ocupas, las calles estaban sucias, muy sucias y la gente que estaba por la calle no tenía muy buena pinta, aunque luego fuesen maravillosas personas, a primera vista no lo parecían.

No hay comentarios: